Gato viajero

un gato andando sobre el cesped

El gato que viaja en autocaravana

Hemos empezado a vivir y viajar por España y no podíamos dejar atrás a nuestra gata. Tendemos a pensar que un animal no va a adaptarse a los cambios o que quizá no sea una buena vida para él. Pero creemos que ellos también pueden aprender y así nos ha sorprendido nuestra gata viajera Selash.

¿Cómo es viajar con un gato?

Llevar a un gato de viaje no es lo habitual. Los gatos suelen ser animales de costumbre que necesitan su espacio y la autocaravana se ha convertido en el espacio de vida de nuestra gata.

Cuando nos movemos se mete en su transportín y cuando llegamos le encanta mirar por la ventana.

¿Qué se necesita para viajar con un gato?

El gato necesita un aprendizaje o un período de adaptación para viajar en caravana. En algunos casos el animal no es feliz con esta vida de viajero.

El animal necesita tener su comedero y cajón de arena. Además, debe viajar por seguridad en un transportín cuando el vehículo esté en movimiento. Nosotros le hemos comprado un arnés y una correa para sacarlo al aire libre de vez en cuando. Pero sobretodo el gato necesita sentirse cómodo, sin estrés y feliz.

¿Viajar con nuestro gato o dejarlo en casa?

Creemos que el gato no es el animal adecuado para cualquier viaje. Decidimos seguir un proceso de adaptación del gato a su nueva casa, la autocaravana. Aquí el espacio se reduce y la casa se mueve durante los desplazamientos.

Empezó a viajar con nosotros y parece que cada vez se iba a adaptando mejor a la nueva vida. Tuvimos dudas de si estaría mejor viviendo en un piso, así que la llevamos a casa de nuestros padres y vivimos unas semanas allí.

Descubrimos que la gata sólo estaba tranquila cuando estábamos nosotros cerca y que se asustaba con otras personas extrañas. No conseguimos que se adaptara a convivir con otras personas, por lo que decidimos que viajara con nosotros en la autocaravana.