¿Cómo adaptar la vida de un gato a una caravana?

Selash, nuestra gata en la autocaravana
Selash, nuestra gata en la autocaravana

¿Crees que no te puedes llevar a tu gato de viaje?, te contamos cómo adaptar la vida de un gato viajero a una autocaravana desde nuestra experiencia viviendo y viajando con nuestra gata.

Quizás dependa del gato, quizás de los esfuerzos que estés dispuesto a hacer para conseguirlo o quizás simplemente haya animales que no se adapten y sea mejor dejarlos en casa tranquilos. En cualquier caso te animamos a que te atrevas a intentarlo, puede ser una bonita forma para el gato de disfrutar de la vida.

Nuestra gata, Selash.

Selash es una gata que adoptamos con 6 meses pero no sabemos muy bien si la abandonaron o nació en la calle. De esto hace 2 años y 4 meses y ha cambiado muchísimo desde que llegó asustadiza a casa.

Se escondía debajo de los muebles y todo contacto humano nuevo le atemorizaba. Sólo está cómoda y tranquila cuando alguno de nosotros dos estamos cerca. Con el tiempo se adaptó sin problema a la casa y a la compañía, aunque sigue asustándose con gente extraña alrededor.

Debido a este miedo que siempre ha tenido no estábamos seguros de que pudiera adaptarse a nuestro modo de vida.

Cada gato es diferente, algunos son más ariscos otros más sociables, tienen miedos diferentes y capacidades de adaptación variadas.

Por nuestra experiencia creemos que tienen la genial capacidad de cambiar y adaptarse al medio. Esto sucede siempre y cuando sientan un espacio como su casa y una «familia» o simplemente como «el humano que le da comida».

La idea principal era que la gata estuviera tranquila en el transportín que necesitamos para viajar y que se acostumbrará al movimiento y ruidos del vehículo. Si no lo conseguíamos como plan B teníamos la opción de dejarla en Zaragoza en casa con la familia.

Con este artículo queremos exponer nuestra experiencia de cómo hemos conseguido adaptar a nuestra gata a nuestra nueva casa rodante, aunque también puede funcionar para adaptarla a una mudanza.

¿Cómo empezar el proceso de adaptación para tu gato?

Todos los cambios deben ser progresivos y de corta duración, para darle la posibilidad al animal de asimilar el proceso. Debemos evitar causarle mucho estrés y adaptarnos al progreso natural de cada animal. En el caso de que veamos que el animal lo pasa muy mal (que se orine o se haga caca y se haga daño) durante el proceso mejor desistir en el intento.

Cómo meter a un gato en el transportín

Selash en el transportín

Nosotros compramos una mochila transportín ideal que te recomendamos por lo bien que nos va con ella y porque de todas las que hemos mirado, ésta es la que mejor se adapta a nuestras necesidades de viajar en caravana.

Si tu gato está acostumbrado a viajar en transportín sin problema ya tienes un paso superado. Lo podrás llevar de casa a la caravana sabiendo que el gato estará tranquilo.

Si por el contrario, a tu gato no le gusta estar dentro del transportín y se pone nervioso como nos pasó a nosotros, te contamos cómo lo hicimos.

Hay que evitar experiencias desagradables con el transportín. Los gatos liberan hormonas cuando se estresan, que luego huelen rápidamente y le recordarán su mala experiencia.

Si ya tienes el transportín puedes empezar como nosotros lo hicimos con las siguientes fases de manera progresiva. Se avanzará de fase si vemos que el gato la ejecuta sin problema en más o menos tiempo. Si no finaliza la fase debemos volver a la anterior.

Fases de adaptación

1º. Colocar el transportín cerca de las zonas de la casa en las que el gato suele estar a gusto, como por ejemplo en su zona de comida o juegos.
2º. Meteremos su comedero dentro del transportín cerca de la puerta para que sólo tenga que meter la cabeza.
3º. Iremos introduciendo la comida en el transportín cada vez más al fondo.
4º. Jugaremos con el gato empleando el transportín como zona de juego, tirándole algo dentro o con una cuerda.
5º. Meteremos al gato en el transportín con alguna golosina y cerraremos la puerta durante un minuto.
6º. Iremos alargando la duración dentro del transportín.
7º. Lo trasnportaremos hasta la caravana para que se habitúe al movimiento y al espacio de la caravana.

Con este proceso intentamos que asocien algo bueno como es su comida o el juego con el elemento. Se recomienda utilizar como premio algunas «golosinas» para gatos que le gusten.

Cómo adaptar a un gato al movimiento de una autocaravana

El animal necesita su espacio vital para sentirse seguro. Además hay que colocar sus comederos y arenero en el mismo sitio para que sepa donde están y los reconozca.

El primer día que lleves a tu gato a la caravana te recomendamos que no hagas ningún desplazamiento. Deja que el gato investigue, huela y descubra la caravana, con el tiempo elegirá sus lugares favoritos. A la nuestra le encanta el sillón del conductor y sobretodo tumbarse si hay sol.

Los siguientes días es recomendable arrancar el motor de la autocaravana para que se adapte al sonido. Con el ruido y los movimentos del vehículo hay que tener paciencia porque los gatos suelen percibirlos más intensamente que los humanos.

Durante varios días haciendo este proceso podemos atrevernos con un desplazamiento corto con el gato dentro del transportín. Para ver sus reacciones al movimiento y al ruido. Lo normal es que maullen un poco, cuando llegues al destino sácalo inmediatamente y dale unas cuantas «golosinas».

Para desplazamientos largos recomendamos que el gato ya esté habituado por completo al espacio de la caravana y que no lo pase mal dentro del trasnportín.

En resumen:

1. Dejar que se habitúe al espacio de la caravana (primeros días)
2. Arrancar el motor y observar el comportamiento con el ruido.
3. Hacer un desplazamiento corto con el gato en el transportín para que se adapte al movimiento.
4. Llevar al gato en ruta uno o dos días a tiempo completo en la caravana, a ser posible recorreremos poca distancia.
5. Si se adapta sin problemas…ya es un gato viajero!!

Nuestra gata al principio maullaba con frecuencia pero ahora se acuesta dentro del transportín tranquila y cuando la sacamos actúa como siempre.

Es importante fijarse en el comportamiento del gato: si se esconde, si no come, si no va a hacer sus necesidades regularmente o cambia su estado de sueño o actividad. A lo mejor necesita más tiempo de adaptación o quizás no es la mejor opción para el animal. No hay que olvidar que cada animal es diferente!


Estos ha sido nuestros pasos iniciales para adaptar la vida de nuestra gata Selash a este estilo de vida en autocaravana. Esperamos que les haya servido y que nos cuenten sus experiencias, nos encantaría que las compartieran con nosotros!!

Artículos relacionados:


Deja un comentario